Riguroso control sobre los Hedge Funds

La Organización Internacional de Comisiones de Valores (OICV), quien lleva adelante el estudio antes mencionado, busca diferenciarse de otros efectuados con anterioridad y que se centraron en los riesgos sistémicos y de mercado. Según informaron fuentes de la entidad, el objetivo aquí es medir los riesgos a los que están expuestos los inversores y que son provocados por la rapidez con la que crecen este tipo de activos.

Los hedge funds ya no se venden exclusivamente a los grandes inversores, y por lo tanto es necesario que los reguladores bursátiles intervengan y se aseguren de que quienes ofrecen estos instrumentos cuenten con sistemas, normas y prácticas sólidas en términos administrativos, de gestión de riesgo y de valoración de fondos.

Pero como ante toda regulación, estalló la disputa. Los reguladores nacionales se oponen y alegan que no son ellos quienes tienen que proteger a los inversores de hedge funds. Para ellos la regulación excesiva provocaría una inmediata fuga de capitales hacia países con menor regulación.

No obstante, el último informe de la Autoridad de Servicios Financieros del Reino Unido, recomienda ejercer un mayor control sobre los hedge funds más importantes con sede en Londres. Por su parte la Securities Exchange Comission (SEC) de EE.UU. comenzó su campaña de registro de estos fondos ante el importante crecimiento que está teniendo la industria, pues se estima que son 8.000 los hedge funds que existen en todo el mundo y que controlan activos por valores que ascienden al billón de dólares.

Lo cierto es que estos fondos continúan un sostenido crecimiento en número y en categoría aunque se crearon estrategias que minimicen los riesgos de manera de atraer a los pequeños inversores, lo cierto solo los institucionales o los individuos de elevado poder adquisitivo se atreven a invertir en ellos.