Tendencia hacia los mercados emergentes

Los números parecen hablar por si solos. En solo dos meses de 2005, se depositaron U$S 4.640 millones hacia regiones que ofrecen retornos más elevados, como ser: Rusia, Polonia, Hungría, República Checa y Latinoamérica. Los especialistas creen que con la tasas aún tan bajas y el dólar cada vez más débil, esta nueva alternativa se acentuará a lo largo de este año. Los grandes inversores abandonaron los magros rendimientos que se obtienen en EE.UU y se inclinaron por Europa oriental que recibió U$s 497.5 millones y por América Latina que captó la suma de U$s 84 millones.

Sorprendentemente, se está dando un flujo de ingresos muy diversos a nivel internacional. Los administradores de cartera están retirando dinero del mercado de acciones y bonos de América del Norte para colocarlo en fondos que invierten en acciones de países emergentes, ya que EE.UU se encuentra hoy afrontando un elevado déficit fiscal y comercial y el paulatino debilitamiento de su moneda.